Euskal Boy

Euskal Boy

La historia de Euskal Boy tiene que ser contada para que, a futuro, podáis meteros un poco en su piel tal como lo hice yo desde el primer momento.

Por problemas de salud tiene que someterse a varias intervenciones quirúrgicas y, aquí es cuando me tiro flores yo mismo, quiso confiar en mí como fotógrafo para el antes y el después de la cirugía.

No obstante, no llegó a mí hecho un mar de lágrimas ni inspirando pena. Todo lo contrario, me pareció un tío muy valiente que quiso compartir su historia conmigo sin tapujos ni misterios.

En su piel quedarán marcas que, sólo con el tiempo, irán desapareciendo pero no del todo. Bien que lo recuerdo yo por mi padre, cuya operación al corazón dejó rastro en su pecho.

Euskal

El antes de.

Euskal

El antes de.

Euskal

El antes de.

Determinación

Otro factor importante que me animó a adentrarme en este proyecto fue su seguridad. Desde el primer momento tuvo las ideas muy claras de lo que quería lograr en las fotos.

Ambos nos dejamos llevar durante toda la sesión. Ideas iban, ideas venían. Y sí, lo sé, me repito como siempre pero es importante que ambas partes tengamos voz y voto en las fotos. Y es que lo dejo muy claro en el apartado Sobre mí.

Para ninguna persona es fácil saber que su cuerpo tendrá cicatrices de por vida. Y, sin embargo, otras personas intentan ocultar las cicatrices del alma. Y luego está Euskal Boy que, a conciencia de lo que le viene, se armó de valor para mantener un recuerdo visual de cómo es en la actualidad.

Euskal

El antes de.

Euskal

El antes de.

Euskal

El antes de.

Euskal

El antes de.

 

El después de.

Pasarán sobre unos 6 meses luego de la cirugía para hacer la sesión comparativa, en la que intentaremos imitar lo más exacto posible las fotos del antes de. Y así, poder contar gráficamente la otra parte de la historia, esa historia que entera ha sido confiada en mí.

Gracias Euskal Boy por permitirme contar un poco tu verdad, tu realidad. Mucho ánimo en la recuperación, sabes que iré a visitarte y que cuentas conmigo para la segunda parte.

Euskal

El antes de.

Euskal

El antes de.

Euskal

El antes de.

 

Y tú, que has visto y leído esta historia, no dudes en contactarme para contar la tuya.